Etim Ranci.   Si observas con atención una copa de Ètim Ranci verás un vino de color ámbar oscuro, con ribetes caoba, limpio y brillante. En nariz encontrarás aromas que te recordarán a las avellanas, las almendras, al pan tostado, a la fruta confitada, la vainilla y...