PUJANZA 2007 75cl

16,35

Hay existencias

Descripción

Pujanza.

 

Bodegas y Viñedos Pujanza tiene como enclave Laguardia, en el corazón de Rioja Alavesa, una de las mas bellas villas que coronan la geografía española, tanto por su riqueza cultural e histórica como por las gentes que la pueblan y trabajan sus tierras.

Inaugurada en Junio de 2002, es una de las más jóvenes bodegas puestas en marcha en la DOC Rioja. Es una bodega familiar heredera de una larga tradición de la dinastía San Pedro en el cultivo de la vid y la elaboración de vinos en la capital de Rioja Alavesa. Su situación, en un pago vitícola enmarcado por la muralla de Laguardia, el valle del Ebro y las laderas de la Sierra de Cantabria, define el carácter de sus vinos.

Carlos San Pedro y su equipo dedican la mayor parte de su tiempo a mejorar las prestaciones de sus viñedos y a avanzar en la calidad de sus, por el momento, dos únicos vinos de Rioja, PUJANZA Y PUJANZA NORTE.

La tradición familiar, las viñas propias, la dedicación al vino y la ambición por conseguir la mejor calidad constituyen el combustible con el que se mueve Bodegas y Viñedos Pujanza. El objetivo es mejorar permanentemente nuestros sistemas para conseguir los mejores vinos.

No nos corresponde a nosotros, sino a ustedes, decidir si cumplimos con este objetivo. En el deseo de que nos conozcan mejor, les ofrecemos nuestra pagina web como carta de invitación a una visita personal en nuestra casa de Laguardia.

El Autor.
 

CARLOS SAN PEDRO es un tipo tozudo y ambicioso, dos rasgos que en un creador de vinos pueden ser un defecto. Pero, como es listo, es también paciente, por lo que esos otros rasgos de su carácter se revelan como virtudes. Además, es joven, defecto que se supera con el tiempo pero que le proporciona una perspectiva amplia y el punto de atrevimiento imprescindible para alcanzar la genialidad.

Viaja por los caminos de la enología con una mochila llena de experiencia heredada de una larga tradición familiar de viticultores, elaboradores y comerciantes de vinos, y con el marchamo de su tierra, Laguardia, uno de los nombres capitales del vino Europeo. En este caso también el equipaje podría ser una rémora, pero se convierte en un estímulo para el trabajo en unos vinos diseñados y concebidos para ser grandes sin perder su sólido anclaje con la tierra alavesa.

Las viñas familiares marcan carácter. Están situadas al pie de la Sierra de Cantabria, en los pagos más altos de la D.O.C. Rioja, en zona límite del cultivo de la vid. Son esas zonas, en las que el viñedo sufre, en las que se suelen producir los vinos más grandes, los profundos y elegantes, aunque no sean las más adecuadas desde el punto de vista del rendimiento, sancionando claramente la dicotomía entre calidad y cantidad.

Pujanza Norte es la niña de los ojos del autor. Procede de una única viña seleccionada y recibe todos los mimos posibles. Apenas tiene tres cosechas en la calle y marca una trayectoria claramente ascendente, incluyendo la cosecha 2002, la primera que se elaboró en esta bodega, tan complicada para la mayoria, que supera las grandes prestaciones del 2001, un dígito mítico en Rioja. Otra vez la impronta de la zona límite, con el añadido del factor humano, que marca un perfil que se debería imponer en los tintos de elite de Rioja: el de los vinos elegantes, los que huyen de la pastosidad que tantas veces se confunde con la casta. Vinos profundos en aromas, expresivos y distinguidos, y con armonía en la boca, con potencia pero sin puntas. De beber vino.

El factor humano, que es esencial en toda obra, adquiere especial relieve en una bodega en la que cada paso responde a un diseño de vino, con el objetivo de hacer algo grande y sin complejos ante lo que se ponga por delante. CARLOS SAN PEDRO es el corazón y el rostro de la bodega, pero no responde a la figura clásica del factotum. Cuenta con un equipo joven pero de gran eficacia: Marta Apellániz, enóloga de marcada discrección, tal vez timidez, y provada valía, y un grupo de colaboradores que forma un equipo bien engarzado.

Sería imperdonable no hacer una mención muy especial a la bodega. Son instalaciones bien dimensionadas, todo lo atractivo que puede ser un edificio industrial al que no se ha añadido alardes de lujo salvo la torre-mirador, en la que se ha instalado una sala de catas. Es el crisol de los lujos de Bodegas y Viñedos Pujanza: el lugar donde los amigos gozamos catando unos vinos que van a marcar estilo en un entorno único de amplios ventanales abiertos a la muralla de Laguardia, a farallón de la Sierra de Cantabria y a las viñas que alimentan el lagar.

 

La Bodega.

 

odegas y Viñedos Pujanza tiene como enclave Laguardia , en el corazón de Rioja Alavesa, una de las mas bellas villas que coronan la geografía española, tanto por su riqueza cultural e histórica como por las gentes que la pueblan y trabajan sus tierras.

La Sierra Cantabria supone la frontera natural para estos pueblos de reconocida tradición vitivinícola. Dicha frontera natural actúa como barrera meteorológica, creando las condiciones para un clima especial.

El punto de partida para la Bodega fue 1998, está fue su primera añada. Carlos San Pedro, dueño y director técnico de la Bodega , proviene de una familia de viticultores que se remonta a tres generaciones. Bodegas y Viñedos Pujanza es su proyecto personal, que ha venido dando forma en su mente desde su niñez hasta hoy en día, cuando esta idea se ha convertido en una realidad. Una Bodega que reúne aquello que se pretendía, un viñedo propio y una limitada producción, que permitiese elaborar vinos de gran calidad.

A los 25 años, Carlos contaba ya con 15 ha de viñedo propio de las variedades Tempranillo y Graciano, y fue esa cosecha la primera que decidió pasar a barrica. Por aquel entonces no había concluido las obras de la Bodega , por lo que sus barricas hubieron de descansar en una de Las bodegas familiares.

Los frutos de la cosecha 1998 vieron la luz en el otoño del 2001. Un Tempranillo (87%), Graciano (13%), despalillado, fermentado en depósito y con trece meses de barrica de roble francés, este vino fue elegido como vino representativo de la Bodega , por lo que salió con la marca Pujanza.

El 24 de Junio de 2002, se inauguró la Bodega , tal y como se conoce hoy, la añada 2001, fue la primera que se elaboró completamente en “ casa ” . En esta añada la vendimia ya fue a mano y en caja, con mesa de selección, también de cara a la vendimia, se pensó en la creación de una nueva marca, Pujanza Norte , debido a una viña que se había adquirido, con orientación al Norte, dicha viña tenía una producción de unos 8000 Kilos, con lo cual la Bodega añadió a sus 12 depósitos de acero inoxidable de 15.000 kilogramos , un tino de roble francés de 64 Hl.

En este tino se elaboraron unas 6000 botellas que nos han dado grandes satisfacciones, a todos los niveles, tanto entre los conocedores, como entre los amantes del mundo del vino.

 

Elaboración.

 

En Bodegas y Viñedos Pujanza partimos del convencimiento de que el trabajo de selección comienza en la viña. El viñedo es la base de trabajo y el factor determinante en la personalidad de nuestros vinos. En la finca Valdepoleo hemos distinguido ocho parcelas, discriminadas por criterios de orografía, sobre todo orientación, y de composición del suelo.

El seguimiento del ciclo vegetativo de la viña es muy estrecho y está marcado en todo momento por el objetivo de obtener la máxima calidad. Para ello, es necesario controlar la producción para obtener un fruto sano y bien maduro. Suele ser necesario realizar un aclareo de racimos, eliminando una porción de la vendimia para favorecer el desarrollo del resto, que recibirá un aporte extra de nutrientes. El aclareo suele realizarse entre julio y agosto, coincidiendo con el inicio del envero, es decir en el momento en que la uva comienza a tomar color.

Se procura que cada planta tenga una producción de 1,30 a 1,5 KILOS DE UVA. La producción máxima es de unos 5000 kilos de uva por hectárea (en la DOC Rioja está autorizada una producción de 6500 kilos).

Durante el mes previo a la vendimia se realizan muestreos diarios de cada parcela para analizar las uvas. Ese análisis no indicará el punto de madurez para poder elegir el mejor momento para la vendimia de cada una de las parcelas. La vendimia se realiza a mano y en cajas de 15 kilos. La uva llega así a la bodega en mejores condiciones.

Una vez en la bodega, en la mesa de selección se lleva a cabo una clasificación del fruto racimo a racimo. La vendimia de cada parcela va a un depósito distinto y es sometida a diferentes sistemas de trabajo (pisaje) según las condiciones de la vendimia.

FERMENTACIÓN

La fermentación alcohólica de tinto Pujanza tiene lugar en tanques de acero inoxidable y la de Pujanza Norte en tino de roble francés de una capacidad de 6.400 litros. LA transformación de los azucares se realiza con un riguroso control de temperatura, que nunca supera los 28ºC, con el propósito de preservar los delicados aromas frutales que se perderían a temperaturas más elevadas.

La fermentación maloláctica se lleva a cabo en barrica o en depósito de acero inoxidable. En Pujanza Norte tiene lugar exclusivamente en barrica nueva de roble francés, mientras que Pujanza recibe un 70 por ciento de vino que ha realizado esa segunda fermentación lenta en tanque de acero y el 30 por ciento restante en barrica.

CRIANZA

Uno de los rasgos característicos de esta bodega es un cierto tono anárquico que imprime el proceso de crianza Carlos San Pedro, poco dado a plegarse a criterios preestablecidos. Como dice el autor de nuestros vinos, “no hay dos años iguales ni dos vinos iguales”. >En consecuencia, la duración del proceso de crianza puede varias en función de las características de la cosecha.

Normalmente, el inicio del proceso de crianza en barrica se inicia en dos fases. En el mes de noviembre comienza la crianza de los vinos que han realizado la fermentación maloláctica en la barrica. El resto, el 70 por ciento de la producción de la bodega, comienza su fase de crianza en madera en el mes de diciembre.

La duración de ese periodo de envejecimiento varía de forma considerable al depender de las características de los vinos de cada cosecha y de cada parcela de viñedo. Lo más habitual es que Pujanza Norte tenga un envejecimiento en barrica de roble francés de entre 12 y 20 meses. Pujanza utiliza barrica nueva (más o menos 1/3).

Periódicamente se realizan catas de los vinos de cada barrica para comprobar su evolución. Esas sesiones de “cata de Barrica” son fundamentales para decidir la fecha de fin de crianza, que siempre es marcada exclusivamente por la evolución del vino. Por esa razón los vinos de las Bodegas y Viñedos pujanza salen al mercado sin incluir las menciones habituales de envejecimiento (crianza, reserva y gran reserva).

EMBOTELLADO Y REPOSO EN BOTELLERO

Una vez finalizada la fase de crianza en barrica, se realiza la unificación de los vinos. En ese momento se deciden las proporciones de vinos de cada una de las parcelas de viña que intervienen en el producto final. A continuación los vinos pasan a los depósitos (Pujanza Norte al tino de madera donde nació) donde permanecen unas semanas hasta que se ensamblan perfectamente antes de ser embotellados.

Previamente el embotellado tiene lugar un proceso muy importante: la selección de los tapones de corcho. En bodegas y Viñedos Pujanza se presta una gran atención a este capítulo vital. Se realiza un muestreo de cada partida de tapones.

Esa muestra es analizada por un laboratorio que establece la calidad del corcho y el cumplimiento de los requisitos que previamente la bodega ha establecido mediante contrato con el proveedor de tapones. Una vez embotellado, el vino pasa a los jaulones metálicos y al botellero. El período de maduración y reposo en el botellero también es variable. LA fecha de expedición depende de la evolución del vino, de su armonización en la botella y del plazo necesario para que el vino comience a expresar las cualidades que luego va a seguir desarrollando en la botella durante los años posteriores.

En resumen, el criterio de calidad que define el método de trabajo de Bodegas y Viñedos pujanza impone un riguroso y estrecho seguimiento de todo el proceso, desde la viña a la botella y lleva consigo un aprendizaje constante, de cada añada y de cada circunstancia. Tal y como reza la cita de Pujanza Norte, cuando uno cree que está al final es cuando hay que volver a empezar, ya que el mundo del vino es algo vivo y dinámico. Como el propio vino y como nuestro método de trabajo.

Información adicional

Información adicional

Peso 1 kg
Reference

Añada

0
    0
    Carrito
    Carrito vacíoVolver a la tienda