FERRER BOBET 2017 75cl

30,25

Hay existencias

Descripción

94 R.Parker

Ferrer Bobet

 

Ferrer Bobet nació en 2002 fruto de la pasión de dos amigos por el mundo y la cultura del vino: Sergi Ferrer-Salat y Raül Bobet. La finca de la bodega posee varias características que le confieren un gran potencial y que, de hecho, fueron determinantes a la hora de la apuesta por la subzona de Porrera dentro de la DOQ Priorat. Los suelos se componen de forma casi exclusiva de pizarra. La finca se encuentra situada en un área fresca bastante elevada y de pendientes pronunciadas.
La enología nace del claro convencimiento de que la viticultura es el factor esencial en la calidad
del vino. Esto, lógicamente, no es excusa para no haber diseñado una bodega de forma minuciosa.

 

Viticultura.

 

Ferrer Bobet se halla en la zona de Porrera, precioso entorno natural que posee unas particularidades excepcionales para la viticultura y que, de hecho, fueron determinantes a la hora de decidir apostar por estos parajes.

 

Porrera es una de las áreas más frescas del Priorat, gracias principalmente a la marcada influencia de los vientos del noreste, con un sutil efecto moderador del Mediterráneo, y a su topografía, caracterizada por la presencia de varios de los viñedos sitos a más altura y con mayor pendiente de la denominación de origen. Estos factores confluyen para crear un fuerte gradiente térmico entre el día y la noche, y garantizar, así, una óptima maduración fenólica y la preservación de la acidez, el frescorx y los aromas. Asimismo, las múltiples orientaciones de los viñedos conforman una rica diversidad de mesoclimas y brindan la posibilidad de crear vinos de particular complejidad y elegancia.

 

En Ferrer Bobet, a todo ello se une, como no, unos suelos compuestos de forma casi exclusiva de pizarra, la proverbial llicorella, que sólo los mejores pagos del Priorat poseen, y que contribuyen de manera vital a la inimitable personalidad de los vinos.

 

Hasta la fecha hemos empleado viñas centenarias de Cariñena y Garnacha Tinta procedentes de unos viñedos privilegiados que gozan de todos estas cualidades, y con cuyos propietarios nos une una larga relación de amistad, aprecio y respeto.

 

Paralelamente, los viñedos propios de Ferrer Bobet fueron plantados, en los alrededores de la bodega, en los años 2004 y 2005, en costers  y terrazas minuciosamente seleccionados tras exhaustivos estudios edafológicos y de adaptabilidad, con Cariñena, Garnacha Negra, Syrah, Cabernet Sauvignon, Viognier y Roussane. Usamos, en cada caso, portainjertos y clones de baja productividad, óptimos para un perfecto equilibrio de la viña. La uva de estos viñedos, unida a la de otras excepcionales viñas jóvenes de los alrededores de Porrera, va finalmente a ver la luz en 2015 con el nacimiento de nuestro tercer vino: Ferrer Bobet.

 

De las 70 hectáreas de que consta la finca, hemos plantado exclusivamente 15, en consonancia con nuestro respeto por la biodiversidad de estos parajes únicos. Y ello sin olvidar comentar un aspecto que resulta fundamental para nosotros: una viticultura orgánica en nuestros viñedos estricta que no contempla el empleo de insecticidas ni herbicidas.

 

Enología.

Nuestra enología nace del convencimiento de que sólo una viticultura respectuosa y detallista permite obtener fruta de la máxima calidad, piedra angular en la calidad y tipicidad de un gran vino. En plena consonancia con ello, la bodega se ha construido de forma minuciosa, en base a un diseño que garantiza un óptimo flujo de trabajo, con el fin de operar por gravedad a lo largo de todo el proceso, desde la recepción de la uva hasta el embotellado.

Iniciamos la vinificación con cajas de vendimia de 10 kg y seguimos con una estricta selección grano a grano, empleando una doble mesa de selección. La fermentación se realiza en tinas de pequeño volumen (15 y  30 hectólitros), para poder vinificar de forma independiente cada parcela. La mayoría de tinas son de roble, factor que mejora la estructura de los vinos y optimiza su integración con la madera. Los vinos posteriormente envejecen en barricas francesas de grano fino durante un periodo mínimo de quince meses, y se embotellan sin clarificar ni filtrar, para preservar al máximo sus cualidades organolépticas.

 

Arquitectura y Paisajismo.

 

La bodega funciona como un barco encajado entre viñas, un objeto que reposa su precario equilibrio en el paisaje indómito de este rincón escondido del Priorat.

Un volumen notablemente sumergido da cabida a los espacios de elaboración del vino y a las instalaciones técnicas, al abrigo de la vista. Sólo el recinto superior, en el que se ubican los espacios de acceso, embotellado y expedición, y el área de visitas, hacen notar su presencia sobre el horizonte montañoso.

El mimetismo con el paisaje, el dinamismo tecnológico y la ligereza de la cubierta, son los trazos que definen este particular edificio agrícola. Un edificio, que nuestros esfuerzos de repoblación forestal, la exuberancia de la viña y, como no, el inexorable paso del tiempo permitirán que se integre en la belleza del entorno.

Información adicional

Información adicional

Peso 1 kg
Reference

Añada

0
    0
    Carrito
    Carrito vacíoVolver a la tienda