Carrito

Sin producto

Transporte 0,00 €
Total 0,00 €

Estos precios se entienden IVA incluído

Carrito Confirmar

Buscar

CAUS LUBIS MERLOT 2000 75cl

47,50 € IVA incluído

1427

Disponibilidad: Disponible

1 artículo disponible

Advertencia: ¡Últimos artículos en stock!

Añadir al carrito

Caus Lubis Merlot.


Un vino rico, complejo y con marcadísimas aromas de plantas autóctonas. 


Amplio y largo en boca, sabroso y puro con toques de frutas negras. 


Destaca por su carácter, es intenso y cálido, para beberlo y disfrutarlo.

 

Año de Plantación.1984


Suelo.Arcilloso y calcáreo.

 

Orientación.Noroeste

 

Variedades.Merlot

 

Cultivo.No se hace uso de insecticidas o herbicidas.

 

Vendimia.Toda la uva se recoge a mano.

 

Elaboración.Fermentado durante 21 días.

 

Envejecimiento.En barricas de roble francés de entre 1 y 2 años durante 12 meses.

 

Un Proyecto Vital.

En 1979, Carlos Esteva decide ir a vivir en la finca de su abuelo, Can Ràfols dels Caus. 
Habiendo comprado las partes que eran propiedad de sus hermanos, empieza la lenta rehabilitación del noble edificio que estaba en un estado medio ruinoso. 

Al mismo tiempo regenera la explotación de los viñedos introduciendo nuevas variedades y nuevas formas de cultivo como los emparrados, apostando por la viabilidad de unos vinos de cosecha propia, de carácter singular y creando una marca de calidad contrastada. 

Carlos Esteva se convierte en uno de los pocos vitivinicultores que viven en la explotación y luchan por alcanzar sus objetivos, respetando las características del paisaje y la arquitectura del lugar en un marco sostenible.

 

Zona.

El Macizo del Garraf, limitado por el sistema Prelitoral, la sierra del Ordal, los llanos del Penedès, del Litoral, del Garraf y el Mediterráneo, es una gran masa calcárea. Constituye una sucesión de colinas de altura – algunas ascienden a más de 500m de altitud – que arrancan con gradientes del 30% y hasta el 50%, dejando torrentes y ramblas que marcan cortes estrechos y profundos. 
Esto limita la cantidad de tierra cultivable.


Orografía.

El Garraf vitivinícola es un área restringida del Garraf tradicional. La finca de Can Ràfols dels Caus, situada a unos 300m de altitud se alza entre los valles de dos torrentes, rodeada de viñedos que escalonan las pendientes. Desde las parcelas más altas, se puede ver el mar, a unos 15km. Esta situación es la clave en la obtención de uvas sanas, puesto que quedan protegidas de los aires húmedos de las zonas muy próximas al mar, pero guarecidas también del granizo del Ordal o dels Prelitoral.


Clima.

El Macizo del Garraf tiene un mesoclima muy particular. Los días con mucha insolación son muy calorosos, pese al efecto termorregulador del mar, que ofrecen a partir del medio día brisas marinas que refrescan y permiten que las plantas completen el ciclo vegetativo y que no le falte maduración al fruto. Dentro de un clima Mediterráneo seco, la oscilación térmica en el período final de maduración es de 24°C, con máximas de 38°C y mínimas de 14°C, que proporcionan un tiempo de maduración más prolongado, permitiendo que la concentración de azúcares y la madurez polifenólica aumenten lentamente. Todo esto deriva en el desarrollo de moléculas aromáticas más fragantes y sutiles. Las precipitaciones son escasas, de unos 350 Lt/m² en período de vegetación.


Vegetación.

A la zona dominan las especies bajas de matorral y plantas de aroma concentrado como el tomillo, el romero, el poleo y la mejorana. No resulta, pues, extraño que a menudo los vinos de Can Ràfols dels Caus tengan aromas de matas de monte. 

También crece de forma endémica el margalló (palmito), especie protegida, y en las vaguadas crecen las encinas y los robles, así como árboles de ribera en los lugares más húmedos. Zonas de cultivo de olivos, almendros y viñedos se abren entre bosques de pinos.


Suelo.

El suelo consiste en estratos de calizas dolomías asentados sobre subsuelos de rocas dolomías y arcillas blancas, azules y rosas. La zona es cárstica, dominada por simas, cuevas, madrigueras e infinidad de tarteras. Se trata de un suelo poco profundo de unos 40cm, y con contenidos de hasta un 40% de cal activa, características que limitan la producción. Debido al origen marino de la zona, podemos encontrar diferentes tipos de fósiles en parcelas. 

Los principales terrenos de la propiedad son las tierras calcáreas “blancas” o las arcillas con nódulos de cal, denominados “cerebros de gato”. Esta riqueza fósil proporciona muchos microelementos y minerales absorbibles por la planta, que conferirán una mayor personalidad al vino. El material calcáreo domina en las zonas productoras de grandes vinos que tienen un carácter muy acusado, mucho más potencial de envejecimiento, más perfilados y que conservan bien la acidez.


Filosofía.

La filosofía de Can Ràfols dels Caus persigue la satisfacción que dan las cosas bien hechas. Creemos que los buenos vinos salen de buenas uvas, de viñas equilibradas, en las que la producción es idónea y las uvas pueden madurar correctamente. Aportamos nuestro esfuerzo para que la naturaleza siga su curso.


Viñedos.

De una finca de 455 hectáreas, solamente 50 hectáreas se dedican al cultivo de la vid, 2 de olivos y 1 de almendro, siendo el resto bosque, matorral y piedra. La extensión de las parcelas oscila entre las 0,15 hectárea, la más pequeña y 2 hectáreas, la más grande. Labramos sólo en invierno para airear la tierra, dejando hierba en la viña para la competencia hídrica y el nitrógeno, para fijar así el poco suelo de que disponemos, así como para favorecer la proliferación de gusanos de tierra, insectos y otra fauna beneficiosa. La poda es corta, dejando pocas yemas fructíferas, sólo las pocas que la cepa pueda sacar adelante. No se utilizan insecticidas, así disfrutamos de una buena población autóctona de insectos que regula posibles ataques. Realizamos una poda verde a finales de primavera y un despampanado a finales de verano. La vendimia es exclusivamente manual y la uva, desde que se recoge hasta que llega a la bodega, tarda sólo 15-20 minutos, evitando así cualquier oxidación, pérdida de turgencia o fermentación incontrolada.


Cultivo.

Creemos que lo importante es preservar nuestra cultura milenaria, los espacios naturales, respetando y mejorando el lugar en el que se vive, y buscando el equilibrio para poder hacer el mejor vino posible. El cultivo es de secano, sin irrigación, ajustando las producciones para así poder equilibrar los vinos en la viña. Cultivamos según el método biológico: los escasos abonos que utilizamos son orgánicos. La conducción en vaso en un 25% y el resto en emparrados altos con el fin de exponer la máxima superficie foliar al sol. Azuframos las viñas utilizando la mínima cantidad de productos fitosanitarios y sólo en caso de necesidad. Hacemos la poda verde manualmente. La vendimia también es manual, y las uvas se seleccionan en la viña.


Elaboración.

Un gran vino, además de buenas uvas, necesita sensibilidad y buen gusto en la toma de decisiones que atañen a su elaboración y crianza. Es como un pintor que decide qué hacer con los colores. No chaptalizamos ni utilizamos levaduras seleccionadas. Lo esencial es sacar el máximo de lo que ofrece la planta, beneficiarse de la calidad de la uva y de los conocimientos actuales sin utilizar aditivos. En cada cosecha el elaborador se enfrenta a una nueva aventura, y no hay dos cosechas iguales, de la misma manera que no hay dos vinos iguales. En Can Ràfols dels Caus, hemos experimentado profusamente en diferentes vinos y variedades de los mismos, intentando hacer vinos con buena capacidad de envejecimiento, y nuestro gusto personal nos conduce hacia vinos finos, naturales, elegantes y con personalidad, que manifiestan al mismo tiempo la fruta, el terreno y la  mano del hombre.


Bodega.

Can Ràfols dels Caus siempre ha sido pionero e incluso creador de corrientes, y a veinticinco años del inicio de su aventura enológica, Carlos Esteva decidió dar un gran paso hacia delante con la construcción de una nueva bodega. El objetivo no fue el de dar cabida a más tinas, hectolitros, y botellas, sino el de trabajar mejor. Con este proyecto, la casa multiplicó su potencial cualitativo, puesto que todo ya estaba orientado a trabajar más a fondo las microvinificaciones, separar aún más las partidas, y continuar investigando. Hemos diseñado una bodega totalmente incrustada en la roca madre del Garraf, la dolomía, invisible desde el exterior, completamente integrada en el paisaje. Con sala de vinificaciones, microvinificaciones, una sala de crianza a nivel para su máximo control. La nueva bodega está proyectada a diferentes niveles con el fin de facilitar la vinificación del vino por gravedad. Disponemos de tinas de diferentes capacidades para poder vinificar por separado las diferentes parcelas, edades, madurez, tipos, etc. Esto nos permite hacer crianzas largas en botellas para desarrollar aromas complejos, suavemente, y sin hiper oxidaciones a la moda.

  • Añada 2000
  • Reference S011311803A0