Carrito

Sin producto

Transporte 0,00 €
Total 0,00 €

Estos precios se entienden IVA incluído

Carrito Confirmar

Buscar

LUSTAU JARANA 15º 75cc

9,50 € IVA incluído

2648

Disponibilidad: Disponible

Añadir al carrito

Lustau Jarana.

 

Emilio Lustau: Historia e Inovación.

 

Emilio Lustau S.A. fue fundada en 1896 por Don José Ruiz-Berdejo. Fue un modesto comienzo: Don José, secretario judicial, cultivaba las viñas en su finca llamada Nuestra Señora de la Esperanza, en las afueras de Jerez de la Frontera, donde almacenaba los vinos en su casa de la viña y después los vendía  a las grandes bodegas exportadoras. De hecho era un almacenista.

En 1940, su yerno Don Emilio Lustau Ortega trasladó la bodega al antiguo barrio de Santiago, en el casco antiguo de Jerez de la Frontera. Allí, en los edificios que formaban parte de las históricas murallas árabes de la ciudad, fue ampliando el negocio lentamente, aún como almacenista. Desde 1950 hasta ahora, la firma es exportadora de vinos de Jerez.

En la década de los ’70 la compañía continuó su expansión. Primero, construyendo nuevas naves de bodega en la finca familiar de Nuestra Señora de la Esperanza. Después, a partir de comienzos de los ’80 y bajo la dirección de Rafael Balao, se convirtió en una de las compañías más innovadoras de Jerez.


Rafael Balao intuyó que Lustau tenía que estar en la vanguardia de la calidad. Sus ideas de combinar tradición e innovación labraron el camino para que hoy Lustau se identifique con calidad y prestigio.

 

Bodegas.

 

En Lustau nos enorgullecemos de ofrecer al mercado no sólo los jereces de mayor calidad, sino también la más amplia gama de ellos. Así, los más de cuarenta vinos que comercializamos proceden de bodegas situadas en las tres ciudades que conforman el marco del jerez, que son Jerez de la Frontera, El Puerto de Santa María y Sanlúcar de Barrameda. 


Lustau posee edificios bodegueros en las dos primeras, mientras que en Sanlúcar se encuentra enclavada la bodega de Don Manuel Cuevas Jurado, Almacenista con el que nos une una estrechísima relación que va más allá de lo profesional. Ello nos permite ser la única Casa del marco que comercializa vinos procedentes de la totalidad del triángulo del jerez.


Es en Jerez de la Frontera donde se concentra el grueso de las botas –que es como denominamos en la zona a las viejas barricas de roble de americano de quinientos litros de capacidad- de vino de Lustau. Encuadrado en el centro de la ciudad y construido en el siglo XIX, el complejo de bodegas “Los Arcos” consta con más de 20.000 metros cuadrados y encierra en su interior seis bodegas de crianza que datan de diferentes épocas. 

Inicialmente cada una de ellas perteneció a firmas diferentes, siendo los avatares acontecidos a lo largo del tiempo los que las hicieron pasar de mano en mano y que finalmente llegaran a las nuestras.

Cuando las adquirimos en el año 2001 realizamos un profundo trabajo de restauración, respetando al máximo la arquitectura original de las mismas. En total fueron más de tres años los empleados en completar la restauración y el traslado de las 15.000 botas desde nuestras anteriores instalaciones en la Plaza del Cubo.

 

Son bodegas de estilo catedralicio con altos techos de hasta 14 metros e inmaculados suelos de albero, que regamos periódicamente para dotar a los vinos de las mejores condiciones de temperatura y humedad. Ambos factores, junto al exquisito cuidado de nuestro capataz y arrumbadores, hacen de nuestra bodega no sólo el lugar ideal para criar vinos de Jerez de la manera más tradicional, como antaño, sino también verdaderos templos en los que contemplar en toda su inmensidad sus arcadas, ventanales y vidrieras mientras tomamos una copa de jerez se convierte en una experiencia única e inolvidable.

En El Puerto de Santa María, junto a la desembocadura del río Guadalete y en pleno corazón de la bahía de Cádiz, criamos nuestro reputado Puerto Fino. La cercanía al mar propicia ideales condiciones de humedad para los vinos finos, permitiendo así un óptimo desarrollo de la levadura o “flor” que cubre la superficie de éstos durante toda su crianza. Por esta razón los vinos finos de esta ciudad gozan de fama en el marco desde tiempo inmemoriales.

Sanlúcar de Barrameda es la cuna de la manzanilla. El microclima que le otorgan la desembocadura del río Guadalquivir y la brisa atlántica dan a este vino el carácter salino y la finura que la hacen inconfundible. 

Manuel Cuevas Jurado es el encargado de criar nuestras botas de este singular vino en su antigua bodeguita de la calle Trabajaderos. En ella parece que el paso del tiempo va más despacio, y degustar una copa de manzanilla en su patio se convierte en un verdadero placer.


Viñas.


El clima del que goza la zona del Jerez es cálido, al ser una de las regiones vinícolas más meridionales de Europa. Los veranos suelen ser muy calurosos –especialmente cuando sopla el seco viento de levante- aunque su proximidad al océano Atlántico y los vientos de poniente suelen atemperar el ambiente, aportando frescor y humedad procedente del mar.

Es destacable el gran número de horas de sol que reciben nuestros viñedos, alrededor de 3.000 horas al año, y la relativamente alta pluviosidad de la zona, con alrededor de 600 litros de media anual.

El paisaje de la zona está constituido mayoritariamente por colinas de tierra caliza de color muy blanco, denominada “albariza”. Su riqueza en carbonato cálcico, arcilla y sílice se debe a sedimentos marinos, ya que esta área estuvo bajo el mar hace miles de años. En menor medida aparecen zonas de barros y arenas, en este último caso más frecuente cuanto más cerca de la costa nos hallemos.

Lustau posee dos viñas en el marco de Jerez. La viña Montegilillo, situada al norte de la denominada zona del “Jerez Superior”, en el denominado pago “Carrascal”, está formada por tierras albarizas, muy apropiadas para el cultivo de la uva palomino. Por lo tanto, ésta viña es la encargada de proporcionarnos mostos para la elaboración de nuestros vinos secos, como las manzanillas, los finos, amontillados u olorosos. 

Cercana a la costa, entre las localidades de Sanlúcar y Chipiona, se encuentra la viña Las Cruces. Sus arenosos suelos dan como fruto, entre otras variedades, la uva moscatel y la pedro ximénez, tan apreciadas en la elaboración de vinos dulces.




  • Añada Producto de consumo inmediato
  • Reference Z016B0530201